martes, 18 de octubre de 2005

anoche cuando le cambiaba el pañal a Markel para ir a dormir, echó uno de sus gritos de Tarzán, y sabéis lo que descubrí? Pues que le ha salido una muela y parte de otra, y ni nos habíamos dado cuenta. Si es cierto que llevaba un par de noches inquieto, que se despertaba llorando, pero sin más, vaya, no fiebre ni nada. Espero que todas le salgan igual, que ni se entere.

No hay comentarios: